Según el informe "Visión y Seguridad Vial", el 45% de los conductores españoles padece de problemas de visión

Según el informe

El RACE y la Fundación Alain Afflelou lanzan la Campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen" para prevenir los accidentes por problemas visuales

Madrid, 22 de julio de 2010. El 90% de la información que recibe el conductor proviene de su capacidad visual. Por ello, con el objetivo de formar y concienciar a los conductores sobre la importancia de la visión y la seguridad vial, la Fundación Alain Afflelou y RACE han puesto en marcha la campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen". En el marco de esta campaña, ambas instituciones han elaborado el informe "Visión y Seguridad Vial" en el que se revela, entre otros datos, que el 11% de los conductores ha sufrido alguna situación de riesgo por problemas de visión mientras conducía. Alertar sobre los problemas visuales y promover la revisión periódica de la salud visual para mejorar la seguridad al volante, es lo que promueven RACE y la Fundación Alain Afflelou con esta campaña. 

Según datos de la DGT, hasta el 5% de los accidentes de tráfico provocados por causas de tipo médico pueden tener su origen en problemas visuales. Además, el informe realizado por el RACE y la Fundación Alain Afflelou "Visión y Seguridad Vial", en el que se analizan los factores de riesgo que se pueden determinar en función del individuo y del entorno, concluye que el 11% de los conductores españoles (lo que significa más de 2.750.000) ha sufrido alguna situación de riesgo por problemas de visión al volante.

Los factores de riesgo de la visión y la conducción pueden ser internos o externos. En el caso de los internos podemos hablar de tres factores que influyen: la edad, el estado psicofísico del conductor y la salud visual. En función de la edad, los informes demuestran como las personas de más de 55 años de edad suelen presentar un mayor error en la percepción de profundidad a causa de deslumbramientos, junto a otros síntomas como la adaptación a la oscuridad, la percepción espacial o la visión cromática. Si tenemos en cuenta el estado psicofísico del usuario, la fatiga o la ingesta de sustancias pueden afectar a la capacidad visual. La somnolencia, la ingesta de alcohol o la toma de ciertos medicamentos pueden afectar en el rendimiento visual del individuo, siendo importante su prevención.

En el tercer de los factores, la salud visual, engloba los problemas de visión más comunes entre los conductores, tales como la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía, la visión binocular, el estrabismo, el glaucoma o las cataratas. Circular con una mala salud visual provoca numerosas consecuencias, entre las que se pueden citar las siguientes:

  • Aumenta el cansancio
  • Aumenta el error en el cálculo de distancias y velocidades
  • Empeora la percepción y legibilidad de las señales de tráfico
  • Aumenta el riesgo de distracciones
  • Crea inseguridad al volante

Entre los factores externos de riesgo para la conducción, uno de los elementos que mayor incidencia tiene en la siniestralidad es la iluminación, hecho que puede verse incrementado por problemas de visión. Durante la noche se produce una menor intensidad en el tráfico con respecto al día, sin embargo, en la franja horaria de 20.00 horas a 8.00 h se producen el 38% de los accidentes mortales. Así mismo el índice de gravedad de los accidentes es mayor en horas de baja luminosidad: por la noche se producen 4.2 fallecidos por cada cien accidentes, durante el día el ratio de fallecidos por accidente disminuye hasta el 2.9.

¿Cómo afectan estos problemas entre los conductores?. Para saber más de su incidencia en la población de conductores, el RACE y la Fundación Alain Afflelou preguntaron a más de 2.400 usuarios.

 

Informe "Visión y Seguridad Vial"

El informe "Visión y Seguridad Vial" revela que el 45% de los conductores ha sido diagnosticado de un problema de visión. Entre ellos, los problemas más comunes son miopía (38%), astigmatismo (29%), presbicia (19%) e hipermetropía (8%).

Entre los datos que contiene el informe, el 57% de los conductores encuestados a los que se les ha diagnosticado un problema de visión está obligado a llevar lentes correctoras al volante, hecho que queda recogido mediante un código en su permiso. En este sentido, el RD 818/2009 regula y establece la utilización de las lentes correctoras en la conducción, obligatoriedad recogida en el informe de aptitud psicofísica tanto para obtener como para prorrogar la vigencia del permiso o la licencia de conducción. Sin embargo, el 74% de los conductores encuestados con problemas de visión lleva gafas o lentes de contacto al volante, lo que demuestra la importancia de las revisiones periódicas, ya que de esta forma se pueden detectar la posible aparición de problemas visuales sin necesidad de esperar a renovar el carnet.

En cuanto a las situaciones que provocan una mayor fatiga visual, el 32% de los conductores españoles reconocen que conducir con niebla es lo que más les fatiga, seguido de la conducción con el sol de frente (un 30%), conducir con lluvia intensa (un 16%) o conducir por la noche (un 12%).

Por último, en cuanto a las revisiones, el 34% de los conductores encuestados reconoce que acude a revisarse la vista en el óptico menos de una vez al año y un 17% confiesa que no se ha hecho una revisión nunca. Por el contrario, un 43% de los conductores se revisa la vista una vez al año, periodo recomendado por los especialistas. Si la visita es al oftalmólogo, el porcentaje de quienes retrasan su visita más de un año asciende hasta el 39% de usuarios.

 

La campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen"

Junto al informe "Visión y Seguridad Vial", el RACE y la Fundación Alain Afflelou ponen en marcha la campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen", con el objetivo de mejorar la formación de los conductores sobre los problemas derivados de una incorrecta salud visual y lanzar una serie de recomendaciones para mejorar la visión al volante. Para ello, se distribuirán más de 150.000 folletos divulgativos y pósters con consejos sobre visión, seguridad vial y prevención de problemas visuales. Este material se repartirá gratuitamente mediante la red de oficinas de RACE, centros de ITV y Centros Ópticos Alain Afflelou.

 

Galería Multimedia


COMPÁRTELO


La Fundación Alain Afflelou y el RACE (Real Automóvil Club de España) colaboran en la campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen" con el objetivo de prevenir accidentes causados por problemas visuales y concienciar y formar a los conductores de la importancia de una buena salud visual.

El 90% de la información recibida por un conductor es a través de la vista, por eso se antoja fundamental el cuidado de la misma. Para ello, utilizar la protección adecuada y realizar revisiones periódicas debe formar parte de nuestros deberes para conducir.


RACE y la Fundación Alain Afflelou analizan los riesgos de un airbag para la visión

RACE y la Fundación Alain Afflelou analizan los riesgos de un airbag para la visión

En una prueba de impacto severo contra un airbag frontal, las gafas no se rompen y reducen el riesgo de lesiones oculares

 
Madrid, 27 de noviembre de 2013. Dentro de la campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen", el Real Automóvil Club de España – RACE y la Fundación Alain Afflelou han analizado los riesgos de llevar unas gafas en el caso de sufrir un siniestro de tráfico con activación de airbag. Aunque la eficacia del airbag está fuera de toda duda, un análisis previo de las investigaciones sobre riesgo ocular en accidentes de tráfico demuestra que un cojín de aire puede llegar a provocar lesiones en los ojos, ya sea por el contacto con los materiales, por los gases o por la alta temperatura, incluso a bajas velocidades. ¿Qué sucede si llevamos unas gafas puestas en el momento del choque? Una prueba de impacto realizada por RACE y la Fundación Alain Afflelou demuestra como en un choque severo un conductor con gafas que se golpea contra el airbag no sufre daños provocados por la montura, ni se produce rotura de los cristales. En este crash test tampoco se detectan lesiones oculares por abrasión o contacto con los gases.
 
Según la DGT, en 2013 más de 8,5 millones de conductores tenían restricciones de visión (obligados a llevar gafas), un 32,36% del total del censo. A este dato hay que sumar los 15 millones de conductores que hacen uso habitual de gafas de sol, y que pueden sufrir las mismas consecuencias ante la activación del airbag, un sistema de seguridad que está presente en al menos 12,5 millones de vehículos en España.  
  
El airbag, en combinación con el cinturón de seguridad, es uno de los elementos que más ha ayudado en la prevención de lesiones severas, aumentando las posibilidades de supervivencia de los ocupantes al evitar impactos directos contra los elementos rígidos del habitáculo. Uno de los riesgos de la activación del airbag es el daño que puede producir en los ojos, ya que la cabeza y el tórax impactan de forma directa contra el cojín de aire, quedando envuelto entre la tela mientras el airbag empieza a desinflarse. Otro de los peligros que encontramos son los daños aparejados de su activación, como son las abrasiones, la emanación de gases...
 
En España, y según los datos de la DGT en 2010, se produjeron 22.699 ingresos hospitalarios de pacientes con 42.467 lesiones registradas como consecuencia de un accidente de tráfico. De todas las lesiones atendidas, un 0,59% del total presentaron lesiones en los ojos (252 casos). Otros estudios calculan que entre un 2,5% y el 3,7% de los accidentes de tráfico provocan lesiones oculares.
 
Entre las conclusiones más importantes de la revisión bibliográfica sobre daños oculares provocados por accidentes de tráfico y su relación con la activación del airbag destaca el aumento progresivo de las lesiones oculares provocadas por el cojín de aire en los últimos años, coincidiendo con la generalización de estos sistemas de protección como elemento de serie en los vehículos. Pero estos estudios no contemplan que el conductor sea portador de gafas, ni existen evidencias científicas en los que se puedan establecer conclusiones claras sobre la incidencia que tienen unas gafas en la producción de lesiones oculares, ya sea directamente en el globo ocular o en la cavidad orbital por los daños provocados por la montura. 
 
Investigación RACE – Fundación Alain Afflelou: Prueba de impacto de un conductor con gafas frente a un airbag, y estudio de sus consecuencias
 
Ante la falta de evidencias científicas sobre la incidencia de las gafas en un siniestro con activación del airbag, y dado que ninguno de los trabajos analizados ha sido realizado con un simulacro real de accidente severo (en el que se combina el chasis de un vehículo con un comportamiento real de ocupante con gafas), RACE y la Fundación Alain Afflelou investigaron los posibles riesgos de lesiones por activación del airbag, lo que añade un valor adicional a la prueba.
 
El crash test consistió en la realización de un ensayo de impacto de trineo para la valoración de comportamiento de unas gafas en caso de impacto frontal con activación de airbag conductor. El ocupante, colocado en la plaza del conductor, sufrió un impacto cuya deceleración corresponde a la de un vehículo tipo (en este caso una berlina) cuando impacta contra un muro a 56 Km/h. Aunque cada siniestro tiene sus propias características, este choque equivaldría a un accidente en el que el vehículo impacta de manera frontal contra otro turismo de peso equivalente que viaja en dirección opuesta a la misma velocidad. 
 
Para hacernos una idea de la severidad del impacto, podemos decir que el golpe sería el mismo que se produciría si saltamos dentro de nuestro vehículo en una caída libre desde un cuarto piso, y nos estrellamos directamente contra el suelo. Otro de los elementos a destacar en esta prueba de impacto fue el uso de sensores específicos instalados en una cabeza FOCUS (Facial and Ocular CountermeasUre Safety Headform), un sistema de medición de daños oculares utilizado por el ejército americano que, tanto por su coste como por su disponibilidad, hacen que su uso no esté muy extendido en este tipo de pruebas. 
 
 
Resultados de la prueba de impacto
 
La prueba de impacto contra un muro rígido arroja unas mediciones que indican que la severidad del ensayo fue muy alta, en el que un ocupante real sometido a esas condiciones de impacto podría haber sufrido daños serios, especialmente en cabeza y pecho. Comparando los valores obtenidos en el maniquí, con la función denominada "fuerza de riesgo de rotura del globo ocular" (que mide los daños en el ojo y en la cuenca orbital) se puede afirmar que el riesgo ocular es prácticamente nulo en esta configuración de impacto analizada. Los valores máximos medidos fueron de 17 Newton , lo que implica un riesgo bajo (el riesgo aumenta a partir de los 50 N, alcanzando el punto máximo en 125 N).
 
Las conclusiones del impacto muestran como un conductor que viaja con gafas no sufre daños al activarse el airbag, ni se produce presión contra el globo ocular. Tampoco se recogen daños alrededor del ojo. De forma positiva, los datos recogidos por los sensores de la cabeza indican que las gafas actúan de protector frente al contacto con la lona o los gases del airbag, evitando daños en el globo ocular. 
 
 
 

Galería Multimedia



Los problemas de visión crean inseguridad al 43% de los conductores durante la noche

Los problemas de visión crean inseguridad al 43% de los conductores durante la noche

El 32% de conductores diagnosticados con problemas de visión tiene dificultades visuales especialmente durante la conducción nocturna

Madrid, 30 de Octubre de 2012. Con la llegada del horario de invierno aumentan las horas de conducción nocturna, manifestándose entre los conductores una pérdida natural de la calidad visual y algunas alteraciones visuales, como la miopía nocturna. Con el objetivo de concienciar y formar a los conductores en la importancia de la salud visual, la Fundación Alain Afflelou y el Real Automóvil Club de España, RACE, presentan el informe Conducción y Visión nocturna en el que se analiza el sistema visual y los riesgos asociados a la conducción durante la noche.

Según datos de la DGT, durante la noche se produce el 40% de las víctimas mortales por accidente de tráfico, a pesar de ser la franja horaria con menor intensidad circulatoria. La peligrosidad más alta se produce durante la noche en carretera, siendo la tasa de fallecidos, en este tipo de vías, de 6,3 por cada 100 accidentes, frente a 1,6 fallecidos por cada 100 accidentes en zona urbana. Entre todos los factores de riesgo asociados a la conducción nocturna, se hacen presentes la pérdida natural de agudeza visual del conductor y la aparición de problemas oculares, como la miopía nocturna y la pérdida de sensibilidad al contraste, es decir la dificultad de distinguir una figura sobre un fondo, como puede ser un peatón o un animal que invade la calzada. De hecho, en carretera durante la noche, se produce el 72% de los atropellos a peatones, y el 83% de los atropellos a animales.

RACE y la Fundación Alain Afflelou, a través de este informe,  han analizado el sistema visual en condiciones de visión nocturna, así como la salud visual,  hábitos al volante y percepción del riesgo de los conductores.

Una de las conclusiones de la encuesta, realizada a una muestra representativa de la población española de conductores, indica que al 43% de los conductores no le resulta seguro conducir por la noche por pérdida de su capacidad visual.

Así mismo, el 32% de los conductores diagnosticados por problemas de visión (el 56% de la muestra estudiada)  manifiesta tener serias dificultades visuales, especialmente durante la conducción nocturna. Entre los síntomas más frecuentes que detectan estos conductores se encuentran la sensibilidad al deslumbramiento de otros vehículos y la visión borrosa.

En cuanto a la percepción del riesgo de los conductores, al 73% no le resulta seguro conducir por la noche, frente a un 27% de conductores que sí le ofrece seguridad la conducción nocturna. La pérdida de capacidad visual aparece como el motivo de inseguridad más frecuente entre los primeros, y la poca intensidad de tráfico, como el motivo de seguridad más frecuente entre los segundos. El 10% de los conductores estudiados (lo que significaría más de 2.500.000 del censo actual), afirma haber sufrido una grave situación de riesgo durante la noche por un problema relacionado con su visión. Entre las situaciones de riesgo más frecuentes se encuentran el riesgo de atropello a animales y peatones que invaden la calzada, el riesgo de colisión por alcance a un vehículo parado y el riesgo de no percibir la información de las señales de tráfico.

Del análisis del sistema visual durante la visión nocturna, se concluye que el ojo humano no está evolutivamente adaptado para este tipo de visión, dadas las altas diferencias de luminancias que se producen localmente en una escena de tráfico, por ejemplo, entre la luz artificial de los faros del vehículo y un peatón circulando por el borde de la calzada. Esta intensidad de luz artificial de los faros del vehículo puede suponer sensibilidad al deslumbramiento del conductor, que en algunos casos disminuye el contraste (capacidad de percibir una señal de tráfico o peatón), e incluso pude impedir la visibilidad completa. Este problema puede agravarse con determinadas enfermedades oculares, como cataratas o glaucoma.

Otra alteración visual que afecta a los conductores es la miopía nocturna, se trata de dificultad para ver nítidamente durante la noche, aunque estos conductores tienen buena visión diurna, por la noche se vuelven miopes. Este problema puede corregirse con lentes oftálmicas o de contacto.

Galería Multimedia


Más de cinco millones de conductores en España han sufrido una situación de riesgo por deslumbramiento

Más de cinco millones de conductores en España han sufrido una situación de riesgo por deslumbramiento

Se lanza la segunda edición de la Campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen"

Madrid, 14 de junio de 2011. Los conductores son uno de los colectivos más expuestos a la radiación solar, con efectos tanto para su salud visual como para la seguridad vial. Con la llegada del periodo estival, y con el objetivo de concienciar y formar a los conductores en la importancia de la salud visual, la Fundación Alain Afflelou y el Real Automóvil Club de España, RACE, presentan el informe La protección visual en la conducción, en el que se analizan los daños oculares que afectan a los conductores como consecuencia de la radiación solar, así como los principales riesgos de accidente de tráfico por efecto del deslumbramiento.  Seis de cada diez conductores desconoce los riesgos de la radiación solar, y uno de cada tres no se protege debidamente.

Llega el verano, y con él dos elementos importantes: los desplazamientos y el mayor número de horas de luz. En ambos casos, es importante tomar medidas preventivas, para evitar los riesgos derivados de los efectos de la radiación solar. Por ello, uno de los objetivos del estudio era analizar los conocimientos y hábitos de protección ocular de los conductores españoles. El RACE y la Fundación Alain Afflelou realizó una encuesta entre más de 2.400 usuarios distribuidos por toda España, entre cuyas principales conclusiones fue que el 33% de los conductores no se protege habitualmente del sol mientras conduce y un 12% nunca lo hace, a pesar de ser España uno de los países con los índices de radiación ultravioleta más altos de Europa.

En la muestra analizada, uno de cada cuatro conductores afirmó haber sufrido una grave situación de riesgo por deslumbramiento (lo que significaría, con el censo actual, más de cinco millones de conductores). Las situaciones de riesgo por deslumbramiento más frecuentes son las producidas por efecto del sol, aumentando el riesgo de atropello a peatones o ciclistas, colisión por alcance, salida de la vía y pérdida de visibilidad a la salida de un túnel.

Otra de las conclusiones del estudio fue la falta de formación en salud visual. El conocimiento de los usuarios sobre los efectos en su visión de la radiación solar ultravioleta, es muy bajo, con un 59% de usuarios que desconoce los efectos de este tipo de radiaciones para su salud visual. En este sentido, el informe ha evaluado los daños oculares producidos por la radiación solar, entre los que destacan: las cataratas, el pterigion y la degeneración macular.

Una exposición excesiva a la radiación solar ultravioleta tiene efectos nocivos para la salud humana, especialmente efectos sobre la piel y los ojos. Según datos de la OMS (Organización mundial de la salud), aproximadamente, 18 millones de personas en el mundo han quedado ciegas a causa de las cataratas; y en números redondos el 5% de la carga de morbilidad relacionada con las cataratas se puede atribuir directamente a la exposición a las radiaciones ultravioleta. Por ello, una fotoprotección ocular adecuada previene de enfermedades oculares y atenúa la fatiga visual del conductor. Según los datos del informe, el 38% de los conductores considera que conducir con el sol de frente es una situación de alto riesgo, y un 30%, esta situación también les provoca un alto grado de fatiga, cuarta causa de mortalidad en carretera.

 

La importancia de la prevención

Para crear hábitos saludables, es importante concienciar y formar a los conductores sobre protección ocular. La segunda edición de la Campaña "Cuida tus ojos, ellos también conducen" se centrará en difundir entre los conductores las consecuencias de una incorrecta protección visual y lanzar una serie de recomendaciones mediante la distribución de 250.000 folletos en ópticas, oficinas RACE y estaciones ITV.

 

Recomendaciones de compra

A la hora de adquirir unas gafas de sol, son varios los parámetros que deberemos tener en cuenta:

  • Adquiera las gafas en un establecimiento sanitario de óptica, con el cumplimiento de la normativa de calidad, seguridad y garantía.
  • El asesoramiento de un óptico-optometrista nos garantiza la compra más adecuada a nuestras necesidades de protección.
  • Las gafas de sol deben contar con un etiquetado que nos informa de la homologación (Marcado CE), la normativa de calidad (EN 1836:2006), grado de protección de la radiación ultravioleta (100% U.V.), y la información del producto: nombre, dirección del fabricante, instrucciones de uso, limpieza, y mantenimiento, etc.
  • Las lentes polarizadas son especialmente recomendadas para la conducción, ya que el contraste aumenta y las imágenes son más nítidas.

Consejos para una correcta protección visual del conductor

  • Para conducir protéjase con gafas de sol con filtro solar inferior a la categoría 4, y utilice preferentemente gafas de sol con cristales de color gris, ya que respetan mejor los colores naturales.
  • Las gafas polarizadas evitan los reflejos más molestos del sol y previenen la fatiga ocular.
  • No utilice gafas de sol por la noche, a excepción de las gafas especializadas para conducción nocturna.
  • Si utiliza lentes de contacto, aunque existen con filtro solar, es recomendable el uso añadido de gafas de sol.
  • En el caso de llevar gafas graduadas, es necesario llevar asimismo gafas de sol graduadas, adaptadas a las necesidades de cada uno.
  •  Cuando se circula en motocicletas y ciclomotores, los conductores deben llevar gafas de sol que sean lo suficientemente envolventes para impedir que las partículas de polvo u otros cuerpos extraños penetren en los ojos.
  • Si a pesar de llevar gafas de sol, sufre un deslumbramiento mientras conduce, no responda frenando bruscamente. Reduzca poco a poco la velocidad hasta que se adecue a las condiciones de visibilidad.
  •  No espere a la renovación de su permiso de conducción, hágase una revisión una vez al año.

 

 

Galería Multimedia